5 motivos a favor de las gafas de ordenador

May 07, 21
5 motivos a favor de las gafas de ordenador


Mira a tu alrededor. ¿Cuántas pantallas puedes ver solo desde el lugar en el que te encuentras? La pantalla con la que estás leyendo esto, el móvil, el ordenador, el televisor, la tablet. Quizás un Ebook o un Kindle. Y luego en el coche el GPS. Todas ellas tienen algo en común: emiten la llamada luz azul. Te contamos 5 motivos que demuestran que debes protegerte de esa luz con unas gafas para uso con pantallas.


Si en los últimos años nuestra sociedad estaba en un proceso de digitalización, el coronavirus ha convertido las pantallas en nuestra manera de vivir. Casi todo el contenido cultural y de comunicación que poseemos lo almacenamos en estas pantallas con las que pasamos una media de 14 horas diarias. Trabajamos, estamos cerca de los nuestros y aprendemos mediante ordenadores y móviles. Nuestros ojos necesitan protección, más del 90 % de los españoles confiesa que pasa mucho tiempo delante de las pantallas. Ante este hecho ¿estamos haciendo algo para proteger a nuestros ojos?


Y es que cuando miramos las pantallas nos estamos exponiendo a la llamada luz azul artificial, cuya exposición tiene efectos inmediatos en nuestra salud ocular y nuestra salud global. De hecho, la luz azul es un fenómeno natural presente en la luz del sol que nos permite mantenernos despiertos y cuya luz no es dañina para nuestro organismo. En cambio, la luz azul artificial sí que es perjudicial para nuestra salud por su alta intensidad. Los monitores de pantalla plana, PCs, ordenadores portátiles, tablets, teléfonos móviles, aparatos GPS y televisores LED y LCD son algunos ejemplos de pantallas que emiten luz azul o también llamada luz visible de alta energía, ya que su contacto con nuestra córnea nos impide enfocar con claridad nuestro entorno. Y ese síntoma es el inicio de otras manifestaciones en nuestra visión y en nuestra salud general: desde fatiga visual a estrés o incluso insomnio.

Mejorar nuestra salud ocular y de nuestro sistema es tan fácil como poner un filtro más en nuestras vidas con las gafas de luz azul para ordenadores y otras pantallas. Aquí tienes una lista con 5 motivos que demuestran que tus ojos necesitan protección de la luz azul con nuestras gafas. Si sientes alguno de ellos, ya sabes cuál es el siguiente paso.


1. Si has tenido dolor de cabeza, sequedad en los ojos y escozor o dificultad para enfocar, tiene una razón: la luz azul.

Sentir cansancio, dolor de cabeza o los ojos secos no son sensaciones que deberíamos normalizar. Tienen una causa y es la exposición a la luz que emiten los ordenadores y otras pantallas. A esos síntomas se le suman la visión doble o la dificultad para enfocar o para concentrarnos, la sensación de molestia, picor, quemazón o irritación en los ojos o una sensibilidad creciente hacia la luz. E incluso la llamada generación de miopía. Manuel Díaz Llopiz, doctor en Oftalmología, afirma que en 10 años más del 80 % de los menores de 10 años en España desarrollarán miopía. Por otro lado, el estrés en la retina genera la llamada degeneración macular que destruye lentamente la visión ocular, enfermedad asociada con el paso de la edad, pero que con el uso de las pantallas se acelera a más temprana edad.


¿Y por qué sentimos todo eso? El motivo es la falta de parpadeo, porque inconscientemente perdemos el hábito de parpadear mientras miramos las pantallas que emiten luz azul. Y esta falta de parpadeo genera los llamados espasmos acomodativos, que promueven que se reseque la córnea, causando así una fatiga visual más exagerada de lo normal. Una primera solución a todo este impacto, además del uso de las gafas para las pantallas, es el parpadeo intencionado mientras las miramos (acostumbrarnos a parpadear más a menudo).


2. Tienes pantallas? Entonces sufres el fenómeno Screen Pollution, la contaminación de las pantallas.


Nadie se escapa del llamado Screen Pollution, el fenómeno social inevitable que define la contaminación digital a la que todos estamos expuestos. Este fenómeno ha surgido del proceso de digitalización acelerado por el confinamiento en el que nos hemos encontrado tanto pequeños como mayores debido al coronavirus.



Y no lo decimos nosotros, lo dicen los datos. En el año Covid el consumo de pantallas ha aumentado una media de 3 horas cada día. Es decir, solo en un año, hemos aumentado el 30 % del consumo de pantallas digitales en nuestros hogares. O dicho de otra manera, gastamos unas 14 horas diarias mirando las pantallas de nuestros ordenadores y smartphones. Y es que ya no se trata sólo de las horas laborables delante de una pantalla de ordenador, ahora nos sentimos cerca de familiares y amigos a través de las pantallas con nuestras videollamadas, aprendemos a cocinar, estudiamos y hasta hacemos deporte. Eso al año suman más de 5000 horas mirando la luz azul artificial. Ahí queda eso.


3.Si sueles sentir fatiga, estrés o incluso insomnio, es probable que necesites protección de la luz del ordenador.


A veces nos sentimos estresados o cansados y creemos que es consecuencia del trabajo, o incluso sentimos falta de sueño, insomnio u otras alteraciones en el sueño y no entendemos el por qué. Pues aquí va la causa: la exposición constante a la luz de las pantallas nos cambia nuestra percepción del sueño y nuestro estado de ánimo y energía. Y no solo eso; el consumo prolongado de las pantallas genera menos comunicación con nuestros convivientes y también puede generar un bajo rendimiento escolar de los más pequeños de la casa.

El origen de las alteraciones del sueño se encuentra en la alta cantidad de luz que recibimos. Nuestro organismo interpreta la luz de las pantallas como la luz del sol, por eso percibe que es de día y hace que no tengamos sueño o tengamos menos sueño de lo normal. Con unas gafas para usar cuando estamos frente a una pantalla ayudamos a nuestra vista.

4. Si lo último que miras antes de ir a dormir es tu smartphone, sigue leyendo.


Si ojeas el móvil en la cama eres uno de los 7 de cada 10 españoles que miran sus móviles o pantallas antes de ir a dormir*. Y si lo primero que haces es mirar una pantalla sólo al levantarte, haces como 6 de cada 10 españoles. Normalmente estos usos de pantallas son en entornos más oscuros, hecho que incrementa todavía más nuestra fatiga visual debido al esfuerzo excesivo de nuestros ojos.

Aparte de la desconexión digital antes de irnos a dormir es importante que vayamos limitando nuestra vista a las entradas de luz azul. De esta manera nuestro organismo no interpretará que es de día y podremos empezar a descansar desde nuestros ojos. Si utilizas el móvil como alarma, puedes sustituirlo por un despertador y evitarás un contacto con una pantalla al día. Por algo se empieza.

* Fuente: ASP

5. Si no has empezado una desescalada digital después del confinamiento, tus ojos te están pidiendo protección.


En tiempos de confinamiento convertimos nuestra rutina en un consumo constante de pantallas. Ahora es el momento de hacer una desescalada a la exposición digital que hemos sufrido para recuperar nuestra salud ocular y de todo nuestro organismo. Para empezar a poner el off a tu consumo digital puedes marcarte un día de “detox digital”, es decir, un día sin mirar ningún tipo de pantalla. Puede parecer fácil, pero hay que anotar todas las pantallas a las que estamos expuestos y convertirlas en planes y actividades libres de luz azul.


Otra alternativa de desintoxicación de pantallas es la creación de un Plan Digital Familiar en el que se anotan las horas delante de ordenadores, tablets, smartphones y todos los dispositivos digitales. La desescalada digital es muy importante para volver a priorizar nuestra vida offline y aprender a regular nuestra vida online.

Éstas son solo algunas de las razones que demuestran que necesitamos una protección para nuestros ojos. Y es que en una vida en la que pasaremos más de 400.000 horas mirando todo tipo de pantallas tenemos que hacer un proceso de autoevaluación de nuestro consumo digital y estar preparados para proteger nuestra retina con lentes que bloqueen la emisión de la luz azul. Nuestras gafas, disponibles en http://www.ohlookoh.com, con tecnología anti-blue light, bloquean las luces dañinas y dejan pasar las luces beneficiosas para mantener los mismos colores y tener una sensación agradable cuando miramos las pantallas, sin sufrir las consecuencias que supone mirarlas sin protección. Mira tu mirada con oh!Look